APUNTES DE PATRIMONIO CONTRA EL CONFINAMIENTO #16
CASTILLO DE L’ALCALATÉN

CASTILLO DE L’ALCALATÉN
Declarado bien de interés cultural con la categoría de monumento, el 30 de mayo de 2000

Con la expansión del reino de Aragón hacia el Sur, la actual provincia de Castellón se había convertido en tierra de frontera y, ante el temor a un rápido avance catalanoaragonés, los gobernantes andalusíes erigieron una serie de pequeñas fortalezas con el objetivo de obstaculizar los movimientos de las tropas cristianas. Entre estos castillos se encuentra el de l'Alcalatén.

Después de unos años de relativa estabilidad, a finales de la década de 1220 se reactiva la conquista del futuro Reino de València, que se materializará con la toma de Morella (1232) y la caída, el año siguiente, de Burriana, Peñíscola y buena parte de la actual provincia de Castelló, con el castillo de l'Alcalatén.
El 24 de julio de 1233 el rey Jaime I concede a Ximén de Urrea el castillo de l'Alcalatén con toda su jurisdicción territorial, que comprende los actuales términos municipales de l'Alcora, Costur, Figueroles, Lucena del Cid, Chodos y les Useres. Muy pronto se iniciará la construcción de la iglesia del Salvador, a los pies del castillo, que es uno de los primeros templos cristianos de Castellón, de planta rectangular, con tres tramos y vuelta sostenida por dos arcos de medio punto, portada lateral de estilo románico y porche añadido en 1634. Sus paralelismos más próximos son la ermita de la Salvassòria (Morella) y la iglesia de Coratxà (Tenencia de Benifassà), ambas en el Norte de la provincia.
Otras fechas destacadas en la historia de este castillo son 1305, fecha de la Carta Puebla de l'Alcora concedida por Joan Ximénez de Urrea (que comporta el reconocimiento implícito de la pertenencia del castillo de l'Alcalatén a la jurisdicción de la nueva villa) y 1418, año en que los municipios de l'Alcora y Lucena del Cid solicitan a Pedro Ximénez de Urrea, señor de l'Alcalatén, el reparto del término del castillo y la destrucción de la fortaleza y del caserío adyacente.

Así, el castillo de l'Alcalatén se nos presenta hoy como una fortificación de planta triangular situada a la cumbre de un pequeño cerro que llega a los 399 de altitud. Al abrigo de la fortaleza surgió un pequeño núcleo de población que tuvo cierto desarrollo y que aparece citado en la Carta Puebla de l'Alcora (1305). De la destrucción acordada a la Concordia de 1418 se salvaron dos lienzos (Oeste y Sur de la alcazaba) dispuestos en ángulo recto y cerrados respectivamente por una torre (Oeste) y una bestorre (Sur). Estas son las estructuras que definen la silueta del castillo tal como ha llegado hasta nuestros días.

En las últimas dos décadas ha sido objeto de varias campañas de excavación y restauración, especialmente en el muro perimetral de la alcazaba. Estos trabajos experimentarán pronto un empujón importante, pues el Ministerio de Fomento ha concedido una subvención para la excavación y consolidación de estructuras de la alcazaba y creación de un paseo arqueológico, a cargo del programa "1,5% cultural". Su inicio estaba previsto para el verano de 2020, pero las circunstancias excepcionales que estamos viviendo han obligado a aplazarlo temporalmente. De todas maneras, pronto será una realidad la recuperación definitiva de un monumento emblemático para l'Alcora y la comarca a la cual da nombre.

Recreación 3D del Castillo realizada por:
  • Fotografía: AD&D 4D
  • Fotografía: AD&D 4D
  • Fotografía: AD&D 4D
  • Fotografía: AD&D 4D
  • Intervenciones realizadas en el Castillo de l'Alcalatén. 1998-2019 (plano: Milagros Barragán i Pilar Ulloa)
  • Intervenciones realizadas en el Castillo de l'Alcalatén. 1998-2019 (plano: Milagros Barragán i Pilar Ulloa)
  • Fotografía: AD&D 4D
  • Fotografía: AD&D 4D
  • Fotografía: AD&D 4D
  • Fotografía: AD&D 4D
  • Fotografía: AD&D 4D
  • Fotografía: AD&D 4D
  • Fotografía: AD&D 4D
  • Fotografía: AD&D 4D
23 sql / 4 sqlseo / 0.10172606s.