APUNTES DE PATRIMONIO CONTRA EL CONFINAMIENTO #27
LA TORRE DEL REPÉS

LA TORRE DEL REPÉS

Recientemente el Ayuntamiento de l’Alcora ha solicitado a la Conselleria de Cultura la declaración de BIC, con la categoría de monumento, de la Torre del Repés. Se pretende así garantizar la protección de la misma y poder optar a ayudas públicas para su restauración y puesta en valor.

La Torre del Repés forma parte del sistema defensivo de murallas del siglo XIV que protegía el núcleo medieval de l’Alcora, del que se conservan más vestigios de los que a simple vista podríamos imaginar. Así, podemos enumerar los portales de Marco y Verdera, elementos del antiguo ayuntamiento (Casa de la Música) y de la primera fase de la iglesia parroquial (de estilo gótico), los arcos góticos aparecidos en un inmueble de la plaza del Patio, algunos tramos de las murallas conservados entre las calles Moros y Moliners, Vall y Mayor, y también en la plaza Nueva y la plaza del Patio, el silo hallado recientemente en la calle En medio, la localización de la posible “maqbara” o cementerio musulmán en la plaza Loreto y, por supuesto, la Torre del Repés.

La torre es de planta rectangular con unas dimensiones aproximadas de 9,15x5,50 m, y 13,50 m de altura. Consta de dos cuerpos: el norte, de planta cuadrangular y tres pisos que corresponde propiamente al torreón medieval, y el sur, con planta rectangular de cuatro pisos que es un añadido posterior. Aunque al exterior visualmente forman un conjunto unitario, entre ambos cuerpos se aprecian diferencias significativas en sus características constructivas y morfología. Corona el edificio una torreta sobre la azotea que alberga un reloj de tres esferas.

En la fachada principal, orientada al Este, se abren dos puertas. La principal se compone de un arco de medio punto dovelado de 1,80m de luz y 3,35m de altura. La segunda puerta, de dimensiones más modestas (0,91x1,74m), dispone de un grueso portón de madera. En cada uno de los pisos superiores se disponen dos vanos de ventana, cuadrangulares al interior y transformados en óculos al exterior, protegidos hasta con tres líneas de enrejados.
En cuanto a la fachada Sur, en la plaza del Patio, a pie de calle hay una fuente pública construida en 1967. Solo posee un vano de iluminación que se abre en la primera planta: un óculo protegido con reja.

Algo más arriba destaca un panel devocional de azulejos dentro de hornacina rectangular donde se representa a San Cristóbal, patrón de l’Alcora. Es posterior a la Guerra Civil (lleva marca de fábrica: Francisco Gómez), y substituye a otro panel anterior, elaborado en la Real Fábrica del Conde de Aranda.
El edificio se remata con una cornisa almenada.

El interior ha sido muy transformado, especialmente en planta baja, pero conserva aún muchos elementos arquitectónicos que aportan valiosa información para poder interpretar su configuración original. Hay que tener en cuenta que el recinto amurallado de l’Alcora contaba con 4 puertas o portales: los conservados de Marco y Verdera (portales de la Sangre y de la Mateva en la documentación del siglo XVIII), el desaparecido la plaza Nueva, y el de la plaza del Patio. Probablemente este último no fue nunca un portal como los dos que aún se mantienen en pie, sino que sería la propia Torre del Repés quien ejercería dicha función. La arqueóloga Ana Oller, que en 2018 realizó una actuación arqueológica a los pies de la Torre, sostiene la teoría de que el acceso al interior del recinto amurallado en este punto se realizaría a través de la torre, dibujando un doble giro de 90 grados. Refuerzan esta teoría, por una parte, las evidencias arqueológicas y arquitectónicas; y por otra, la constatación de que en la voluminosa documentación notarial del siglo XVIII conservada en el Archivo Municipal de l’Alcora, no haya ni una sola mención a la Torre del Repés ni ninguna otra denominación equivalente (Torre del Patio, por ejemplo) cuando sí hay referencias a la Plaza del Patio y al Portal del Patio. Es decir, la propia torre ejercería la función de puerta o portal, y de ahí que no se cite como “torre”, sino como “portal”.

La Torre del Repés ha tenido distintos usos a lo largo de la historia. A su primera finalidad defensiva, como parte integrante de las murallas del siglo XIV (puerta, como hemos visto) se suma, como indica su nombre, su función como espacio destinado al “mostassaf” o encargado de la vigilancia y comprobación del ajuste exacto de los pesos y medidas en las transacciones públicas (es decir, de “repesar”), en especial en los mercados. Posteriormente, al menos desde principios del siglo XIX y hasta mediados del siglo XX, fue cárcel. De su uso carcelario guarda un conjunto impresionante de grafitis que merecen un detallado estudio. Desde al menos 1859 la Torre alberga un reloj, y en las últimas décadas se ha acondicionado la planta baja como puesto de emergencias sanitarias con una serie de intervenciones que han desvirtuado el aspecto histórico de la torre, pero que al parecer no han afectado gravemente ni a la estructura ni a los principales elementos constructivos.

Un edificio, sin duda, que merece ser recuperado y puesto en valor, ya que forma parte de la fase fundacional de l’Alcora como núcleo de población y ha jugado un papel destacado en diversos períodos de nuestra historia.
  • Trazado aproximado de la muralla medieval, según Ana Oller
  • Trazado aproximado de la muralla medieval, según Ana Oller
  • Torre del Repés. Planta baja (según Ana Oller)
  • Torre del Repés. Planta baja (según Ana Oller)
  • Recreación hipotética del acceso al recinto medieval de l'Alcora a travès de la Torre del Repés. Según Ana Oller.
  • Recreación hipotética del acceso al recinto medieval de l'Alcora a travès de la Torre del Repés. Según Ana Oller.
  • Fotos: Ana Oller
  • Fotos: Ana Oller
  • Fotos: Ana Oller
  • Fotos: Ana Oller
  • Fotos: Ana Oller
  • Fotos: Ana Oller
  • Fotos: Ana Oller
  • Fotos: Ana Oller
23 sql / 4 sqlseo / 0.09083390s.